Cómo solucionar la eyaculación precoz

La impotencia sexual es un problema que trae de cabeza a muchos hombres en todo el mundo. Ya no se trata de no poder tener una erección, sino que su calidad, basada en términos de rigidez, tampoco es lo que tu pareja sexual podría estar esperando.

Foto: CORTESÍA.

La mejor solución para prevenirla es modificar el estilo de vida que estés llevando en ese momento, y hacer así que tanto las arterias como las venas puedan conseguir sangre de una forma adecuada. También influyen otros factores como el fumar, beber demasiado alcohol, tener una vida sedentaria, estar bajo una situación de estrés o consumir muchas grasas saturadas.

Otro de los problemas que puede llegar a poner muy a la defensiva al sector masculino, es la eyaculación precoz. Esto es un problema silencioso para la mayoría de los hombres y sus parejas, cuando debería ser todo lo contrario y acudir a un centro especializado para que aporten alguna solución al respecto.

Este no es un simple problema que puede hacer que la pareja quede insatisfecha o que no pueda llegar al orgasmo, sino que también produce en el hombre una sensibilidad de culpa que puede tener repercusiones en los próximos encuentros sexuales.

¿Cómo abordar este problema?

Por todo lo nombrado anteriormente, es importante ponerse en manos de especialistas y médicos que estén familiarizados con los diferentes tratamientos que existen contra la eyaculación precoz. El simple hecho de armarte de valor y acudir a un especialista puede hacer que empieces a ver el mundo con otros ojos más positivos y, poco a poco, empiecen a evaporarse esos prejuicios que te atormentaban.

La primera base a la que hay que acudir es la información, debes tener en cuenta que tu problema principal reside en que no puedes controlar el momento en el que vas a eyacular, por lo que existe un descontrol que impide que tanto tú como tu pareja podáis disfrutar de una relación sexual sana.

Si te pones a pensar, es fácil saber si padeces de eyaculación precoz. Es importante que te des cuenta cuanto antes y que tengas en cuenta esta variante, así podrás disponer de los resultados necesarios en poco tiempo.

La eyaculación precoz suele producirse antes de que se realice la penetración o al instante de realizarse. Es incluso posible que puedas llegar a sufrirlo durante toda la vida, sin llegar a poder disfrutar nunca de tu pareja, lo que se conoce como un problema crónico. También es posible que surja alguna que otra ocasión esporádica dependiendo de diferentes factores:

  • Psicológicos: Suelen destacar la tensión y el estrés que están acumulados al ver que tu problema persiste y no encuentras una solución. La ansiedad también puede ser uno de los factores que conlleven a la eyaculación precoz.

  • Hipersensibilidad: Tiene un origen más físico y repercute en la propia sensibilidad del glande, llegando a acelerarse con el más mínimo contacto.

Lo realmente importante es que existe solución para este problema, pero es necesario que acudas a un centro especializado para que te hagan una revisión y sepan qué tipo de problema es el que padeces.

Acerca de Redacción

Deja un comentario