En un vehículo que se moviliza con orina, viajaron desde Pasto hasta Manizales

Según los investigadores de la orina como fuente de energía para vehículos, ésta reduce drásticamente la emisión de gases y ayuda a que los excrementos no terminen en los afluentes.

El vehículo fue presentado en la capital caldense. Foto: CORTESÍA La Patria
El vehículo fue presentado en la capital caldense. Foto: CORTESÍA La Patria

Investigadores de la Universidad de Nariño se movilizaron en un viejo vehículo desde la ciudad de Pasto hasta Manizales, a través de la combustión de la orina, un proyecto ambicioso que busca encontrar otra fuente de energía.

El petróleo, el gas y la energía eléctrica son las principales fuentes de energía para producir movimiento en vehículos. Pero en este proyecto, ingenieros de la universidad nariñense fueron más allá al utilizar la orina como la fuente de combustible.

Para poder materializar este propósito, acondicionaron un carro Ford Mercury del año 1978. Y sí, lo lograron, puesto que partieron desde Pasto hasta Manizales en él.

“Producimos energía con el hidrógeno que expulsa la orina luego de un proceso químico que aplicamos. Ese hidrógeno sustituye parcialmente el consumo de gasolina en el carro”, explicó al diario La Patria Juan José Lozada Castro, profesor de la U. de Nariño y con doctorado en química analítica.

Asimismo, el docente investigador destacó que esta nueva medida de suplemento reduce drásticamente la emisión de gases y ayuda al medio ambiente con la contaminación de los afluentes, producido en algunos casos por el desecho de excrementos a los mismos.

“El tráfico de vehículos se está limitando en ciudades como Medellín por el uso indiscriminado que hay de los derivados de hidrocarburos. Queremos ofrecer una solución a la contaminación”, aseguró Lozada Castro al medio de comunicación.

carro_orina2

Acerca de Alexander Bermúdez

Alexander Bermúdez
Periodista ambiental por devoción y apasionado por los hechos del día a día, siempre en busca de historias y un devorador de libros, series, videojuegos y comics. Mi familia es mi motor para seguir por el camino del periodismo.

Deja un comentario