Memoria histórica, para qué recordar II

Memoria histórica: Tal como un individuo que padece de alzhéimer no puede  establecer un proyecto de construcción de futuro ya que no solo no se reconoce a sí mismo, en tanto olvidó su pasado y por tanto olvidó quien es, así mismo, una sociedad que padece de alzhéimer social difícilmente lo pueda hacer.

MemoriaHistorica_Opinion_El_Palpitar
Foto: CORTESÍA.

El olvido “por decreto” es una falsificación del pasado, una aberrante forma de olvidar a las víctimas y desproveer de las herramientas necesarias a una sociedad para que se mire a sí misma en torno a su pasado con la esperanza de comprenderlo, reconciliarse y emprender un modelo de restitución moral y política que permita hacer cambios estructurales en torno a la convivencia pacífica.

Cuando el pasado se traduce en abandono y olvido, la sociedad está más propensa a repetir los círculos de violencia, por tanto, la construcción de una memoria histórica que permita establecer de forma responsable y objetiva los porqués en todas en las dimensiones políticas, sociales, humanas, económicas, entendiendo las pugnas ideológicas, el papel del estado y de sus instituciones y las relaciones de poder.

También tiene como sentido la resignificación de la sociedad y sienta mejores bases para el futuro, toda vez que cuando el pasado se visibiliza y se traduce en justicia, abre las puertas a la reconciliación y crea un ambiente propicio para que las víctimas, al recuperar su dignidad, se integren de nuevo a la sociedad.

La memoria histórica permite dar el primer paso en la compresión de un conflicto, requisito indiscutible para encontrar  soluciones, no comprenderlo en su total dimensión ha contribuido a sostenerlo por tanto tiempo y crear ideas desconfiguradas, extremas y excluyentes.

No conocer la historia implica repetirla, sostenerla o incluso aumentarla, como dice Hannah Arendt: “Comprender no significa negar lo que nos indigna, comprender quiere decir, más bien, investigar y soportar de manera consciente la carga que nuestro siglo ha puesto sobre nuestros hombros: y hacerlo de una forma que no sea ni negar su existencia ni derrumbarse bajo su peso. Dicho brevemente: mirar la realidad cara a cara y hacerle frente de forma desprejuiciada y atenta, sea cual sea su apariencia.”

Esta necesidad de comprender tiene un sentido explicativo de lo acontecido y promueve  el dialogo que a su vez posibilita la reconciliación como prerrequisito para una paz positiva y duradera.

La memoria histórica contribuye a reconciliar a los grupos históricamente enfrentados permitiendo el reconocimiento y propiciando un espacio para la discusión política en escenarios libres de violencia. Sin embargo, cabe destacar que la paz es un proceso complejo del cual la memoria puede aportar a su construcción pero no depende exclusivamente de ella, la construcción de un nuevo modelo social incluyente comienza por una sociedad que no genere más víctimas ni contribuya a la formación de nuevos victimarios.

Memoria histórica

Historia_Opinion_El_Palpitar
Foto: CORTESÍA.

La memoria histórica debe traducirse luego en historia, un relato documentado que se incluya en la enseñanza escolar, imprescindible para que las siguientes generaciones comprendan dentro de un contexto general los orígenes, causas y situaciones que produjeron y sostuvieron una guerra tan prolongada. La educación para la paz tiene como insumo la memoria, recordar el mal, las víctimas, las vejaciones y los actos de horror contra los derechos humanos debe ser la orientación educativa para que las próximas generaciones no repitan el ciclo de violencia.

Esta educación basada en la memoria no debe trasmitir resentimientos ni ánimos vengativos, debe superar los sentimientos tóxicos que inculquen odios a determinados colectivos o instituciones, por ello lo delicado de su construcción, trasmisión y enseñanza.  La memoria histórica debe ser un lazo que permita la reconciliación en el posconflicto iniciando por la comprensión multidimensional del conflicto aportando herramientas para combatir las posiciones extremas, simplistas y excluyentes.

 

Acerca de Jhonatan Correa M

Jhonatan Correa M
Magister en Derechos Humanos, Paz y Desarrollo Sostenible Universidad de Valencia, España

Deja un comentario